Engañar al cáncer

Eso es lo que parecen haber conseguido los científicos dirigidos por Paul Wender. Y es que de alguna forma hay que defenderse de las células cancerígenas que, al igual que hacen las bacterias, evolucionan y se hacen resistentes a los medicamentos que utilizamos contra ellas.


Aunque parezca sorprendente, hace tiempo que se considera a las células cancerígenas como un ente que evoluciona y se adapta a su medio ambiente. En este caso, que sobrevivan y se adapten a los fármacos no es nada beneficioso. De hecho, el taxol, uno de los medicamentos más utilizados contra el cáncer es cada vez menos efectivo. La razón es que las células producen una proteína que lo expulsa de la célula y allí fuera no es nada útil para el paciente.

Para luchar contra esto, lo que han hecho ha sido modificar la estructura química del taxol. Esta nueva versión sigue matando a las células, pero a la proteína encargada de sacarla de la célula le parece algo totalmente distinto y la deja en el interior de la célula.

La pregunta era si este truco funcionaría en ratones. Y parece que si. Para luchar contra tumores resistentes al taxol es bastante más efectivo que el original. Ahora sólo queda esperar que se hagan los ensayos necesarios para ver si sirve para curar a las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada